Esta semana en una sesión María me aseguró que ella lo que quería era conocer la receta de la felicidad, ese era su objetivo del proceso de coaching.

Esta mujer manifestó que después de la sesión anterior se había sentido más animada, que había conseguido salir de su casa el sábado en vez de quedarse en el sofá lamentándose, pero que aún así ella no acababa de sentirse 100% feliz. De su boca salieron literalmente estas palabras: “Hada yo lo que quiero es una receta. Tu pones 3 huevos, mantequilla, harina y azúcar y sabes qué es lo que te va a salir, lo mismo tiene que pasar con la felicidad.”

Me quedé pestañeando y pensado que quizás me estaba tomando el pelo. Le empecé a hacer diferentes preguntas y descubrí que no se trataba de una broma o de una idea pasajera. Era verdad, esta clienta quería que yo le dijera exactamente qué pasos seguir para encontrar la felicidad sí o sí.

Después de una larga cadena preguntas y respuestas comprendí por qué María me hacía esa petición. A lo largo de los últimos 5 años esta mujer había asistido a cursos de desarrollo personal de todo tipo, también había leído diferentes manuales de autoayuda y había buscado pareja, pero sentía que nada le funcionaba.

Mi trabajo a partir de aquel momento consistió en hacerla comprender que aunque yo me llamo Hada, no soy un Hada de las de los cuentos. Me encantaría tener una varita mágica, por supuesto, y arreglarle la vida a todo el mundo por arte de magia, pero es imposible. Ningún cambio se puede producir si el cliente no es un sujeto activo, ese era el problema de María.

¿Qué cosas no le funcionaron a María y por qué?

  1. Leer mil libros de autoayuda: María empezó por buscar apoyo en los libros de autoayuda, como parecía que ninguno le funcionaba al 100% empezó a leer más y más. Al final tenía muchas ideas en su cabeza que no conseguía aplicar y se frustró. Sentía que conocía todas las claves para ser feliz y aún así no lo era. 

Error: Cuando tenemos muchas opciones y estrategias al final el cerebro se colapsa. Es mejor tener sólo una opción para conseguir aplicarla.

  1. Ir a decenas de conferencias y seminarios de desarrollo personal: Después de haber leído un montón de libros, María pensó que quizás la clave era ir a cursos. Al principio le encantaron, conocía a gente y se lo pasaba bien. Finalmente le pasó exactamente lo mismo que con los libros de autoayuda, sentía una enorme frustración porque no llegaba a ser esa persona maravillosa que ella tanto deseaba.

 Error: Pensar que la solución está fuera y no dentro de nosotros. Una vez que tienes un montón de información, ¿Para qué quieres más? En ese momento tienes que hacer un ejercicio de introspección y analizar si realmente necesitas saber más o si lo que te hace falta es pasar a la acción.

  1. Aplicar el pensamiento positivo: María decidió que no iba a leer más libros de autoayuda, ni ir a seminarios. Eligió concentrarse en el pensamiento positivo. Empezó pensar que ella podía alcanzar todo lo que quería, que si ella quería podía, que ella era capaz de todo y mucho más. Esto hizo que se creará muchas ilusiones y que se pusiera unas expectativas que estaban fuera de su alcance. Finalmente María cayó en el ciclo ilusión – desilusión – depresión.

Error: El pensamiento positivo únicamente funciona cuando ya se han obtenido unos resultados positivos, en ese momento actúa para reforzar la confianza en nuestras capacidades y recursos. Si antes no ha habido un resultado óptimo no sirve de nada el pensamiento positivo.

  1. Buscar una pareja: Cuando María ya no sabía qué hacer y se sentía muy triste pensó que quizás lo que le faltaba era una pareja y se llevó una nueva decepción. Comenzó una relación de dependencia y en la que su opinión no era tenida en cuenta y su autoestima disminuía cada vez más.

Error: Si no estás bien contigo misma, no puedes estar bien con nadie más. Una pareja nunca será la salida en un momento de frustración. Lo primero de todo es encontrar la satisfacción en tu vida y cuidar de ti misma. Más adelante vendrá una persona especial. 

  1. Cambiar de ciudad: La desesperación de María era tan grande que en su empresa le ofrecieron un traslado a Madrid y ella aceptó. Pensó que quizás en una gran ciudad tendría más cosas que hacer y todo sería mucho más divertido. 

Error: Tú vas a ser la misma persona vayas donde vayas. Si tienes un problema, este no va a desaparecer al cambiar de lugar. Llegar a un nuevo entorno te puede distraer, pero tu problema va a seguir ahí.

Después de que María entendiera que ser feliz es una cuestión interna y no externa, su idea de la receta mágica de la felicidad desapareció. Fui testigo de como su postura corporal cambiaba: su espalda se irguió, sus pies se pegaron a la tierra y su mirada se volvió penetrante y firme. ¡María había retomado su poder personal!

A partir de ese momento empezamos a indagar qué es la felicidad para María y qué cosas le gustaría hacer para tener una vida más plena. Así que ella misma sacó su propia fórmula de la felicidad.

¿Cuál es la receta de la felicidad para María?

  1. María concluyó que para ser feliz necesitaba ordenar su casa, porque llevaba mucho tiempo acumulando cosas y eso le parecía agotador.
  1. También se dio cuenta de que invertía mucho tiempo comparándose con los demás y que eso sólo le generaba malestar.
  1. Recordó que hace 4 años iba a clases de yoga y que le encantaba, así que decidió iba a apuntarse de nuevo.
  1. Por último, pensó en que necesitaba ver a sus viejas amigas más a menudo. Así que el próximo fin de semana María va a organizar una cena con todas sus amigas.

Se le ocurrieron un montón de cosas más, pero ya sabes que tener muchas ideas y muchos planes te puede colapsar. Así que decidimos trabajar sobre estas cuatro cosas.

Si te fijas en cada uno de los ingredientes de la receta de la felicidad de María, lo que estamos buscando es que trabaje cuerpo, mente y corazón. De este manera conseguiremos un equilibrio en su vida para que se sienta plena y satisfecha.

La receta de la felicidad existe, pero sólo la puedes crear tú. Es una fórmula personal e intransferible que sólo se consigue escuchando a tu corazón y pasando a la acción.

¿Qué esperas para crear tu receta de la felicidad?

 

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso! J

Hada García Cock te ayuda a transformar tus relaciones y tu vida en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook: https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *