Salir a correr, ir a patinar, responder emails, reunirme con un cliente, dar una conferencia, preparar un taller, grabar un vídeo, escribir un artículo, ir a la compra, cocinar, poner una lavadora, ordenar la casa, estudiar, aprender, ver a mis padres, quedar con mis amigos, llevarle las facturas al gestor… La lista podría seguir y seguir (¡y eso que no soy madre!). La verdad es que llevo unos días en los que el exceso de actividad me ha superado.

Soy de naturaleza inquieta, tiendo a la hiperactividad y no hacer nada me deprime. Me gusta estar estimulada, no lo voy a negar. Me paso los días planificando, ordenando, pensando en cómo optimizar mi tiempo y cumplir mis objetivos. Soy intensa, apasionada y una fan de hacer.

Todo este torbellino de frenética actividad ha decido atenuarse sin que yo pueda hacer nada. Llevo varias semanas arrastrando mucho cansancio. Me cuesta salir a correr, también ir a patinar. Hasta el sábado pasado mi casa estaba desordenada, la llegada del verano creó una vorágine de ropa y zapatos digna de estudio. Mi piso es pequeño, es que lo tiene vivir en Europa y más en una capital. Estuve de exámenes y concentrarme me resultó un esfuerzo titánico. Además, ahora mismo Madrid parece África y cuando salgo a la calle me derrito. La suma de todo esto me ha llevado a la extenuación.

Así que el fin de semana pasado me dediqué a no hacer nada, literalmente nada y qué bien me sentó esto de nadear. Salí a correr el sábado por la mañana, ¡cómo lo disfruté!. Después estuve recogiendo mi casa con Jack Johnson como banda sonora. Fui a la compra y me homenajeé con un delicioso un gazpacho, una súper ensalada con aguacate y un zumo de naranja. Todo esto seguido de una de esas siestas de verano que piensas que será de sólo media hora y acabas ignorando tu despertador durmiendo dos horas seguidas. Básicamente me dediqué a cuidarme y a potenciar mi instinto de conservación. Fui extremadamente feliz. Es que algunas veces se me olvida que lo más bonito que puedo hacer por mí es cuidarme.

La verdad es que además de nadear también estuve reflexionando sobre esta necesidad que tenemos en nuestra sociedad de estar exageradísimamente ocupados las 24 horas del día, los 365 días del año. Algunas veces parece que si no tenemos una vida súper ajetreada no estamos explotando todo nuestro potencial y no vamos a llegar a ningún lado. ¿Acaso a dónde hay que llegar? ¿Dónde está la meta de esta maratón en la que vivimos? ¿Alguien la conoce?

El sábado me quité mi traje de adulta súper responsable y comprometida con su trabajo. Decidí que por un día no tenía que ser una súper mujer y que podía darme el lujo de parar, de no tomarme la vida tan en serio. Quizás también me desengañé y me di cuenta que aunque crea que estoy cumpliendo con una gran “misión” el mundo puede esperar, mi familia puede esperar y yo también puedo esperar. Al final de este camino lo que más recordaré será el trayecto, así que más me vale disfrutarlo y fluir.

Mi proyecto a partir de ahora es divertirme mucho más y detenerme más a menudo, para nadear, parar refrescarme y poder seguir aportándole mi granito de arena al mundo.

¿Y tú cuándo vas a parar para poder seguir?

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a mejorar tus relaciones personales y tu autoestima en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook: https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






Una vez un chico me dijo que el único motivo por el que se había fijado en mí era porque no paraba de sonreír. Ese ha sido el piropo más bonito que me han dicho.

Me considero una persona alegre, mi vida es bonita y si le tuviera que poner un color diría que es multicolor. Sin embargo, he pasado por momentos en los que mis emociones se han apoderado de mí y he vivido el apocalipsis, tal cual. Gracias a esas etapas de melancolía he aprendido a quererme y empezar a recorrer el camino hacia mi yo real.

Este viaje comenzó hace unos cuatro años. No ha sido fácil y he de confesar que aún a veces me hago daño. Cada vez menos, afortunadamente.

Con el paso de los años he aprendido a aceptar mi cuerpo.

Tengo celulitis, no sé si mucha o poca, pero con el paso de los años ha aparecido y ahí está, no lo puedo evitar. Tengo estrías y no las puedo borrar, algunas aparecieron en mi adolescencia y otras llegaron más tarde por culpa de mis cambios de peso.

También me salen granos y he ido a al menos 10 dermatólogos y ningún medicamento es realmente efectivo. No tengo el vientre plano o quizás no tan plano como el de las modelos de las revistas, cuando me siento procuro mantenerme muy recta para que no me salgan los famosos michelines. Mis pechos son pequeños y a medida que me voy haciendo mayor se reducen cada vez más. Sólo mido 1.62 y me tengo que depilar porque me salen pelos.

Podría seguir haciendo una lista interminable enumerando todos los defectos de mi cuerpo, pero creo que eso sería completamente inútil.

El día que decidí quererme descubrí que podía elegir disfrutar de mi cuerpo y ver cada una de sus cualidades.

Gracias a mi cuerpo puedo hacer tantas cosas. Puedo impartir los talleres que hago con tanto amor y comunicarme. Estoy encantada de tener unas piernas fuertes que me permiten correr muchos kilómetros. Soy elástica y eso me hace sentir ágil y fuerte. Puedo patinar sobre hielo, sobre ruedas, hacer piruetas, figuras y saltar. Puedo bailar, andar, escalar, dormir. Sin mi cuerpo no podría hacer el amor, ni disfrutar de las caricias, ni de los besos.

Definitivamente con el paso del tiempo he comprendido que puedo gustarme independientemente de la opinión ajena. Soy terriblemente sexy a pesar de no entrar en los cánones de belleza que la sociedad nos inculca.

En este tiempo he entendido que puedo cuidarme y darme cariño.

Es más si yo no lo hago, nadie más lo hará. Ahora me permito dormir bien, comer bien, hacer deporte y sacar tiempo para mí.

En el pasado entraba en círculos dañinos en los que no me cuidaba. Me sorprendía comiendo alimentos procesados para hacerme daño, pasaban semanas en las que no hacía deporte, ni me preocupaba por descansar. Dejaba de lado mis cosas por ayudar a otros y me olvidaba de mis necesidades. Hasta que entendí que puedo respetar mis propias necesidades porque yo también soy importante.

Ahora cada mañana me regalo unas palabras amor a mí misma. Me recuerdo lo importante que es cuidarme y respetarme por encima de todo. Y aunque a veces me cueste muchísimo trabajo levantarme, hacer deporte, prepararme un buen batido de frutas, lo hago porque sé que es una manera de darme amor y cuidarme.

Los años me han hecho comprender que tengo derecho a tener y respetar mi opinión.

Antes era una persona insegura y no me daba importancia personal, por lo tanto mi opinión no era valiosa y prefería pasar desapercibida. Sencillamente aceptaba la opinión de los demás para complacerlos y caerles bien, y mi punto de vista era inexistente.

Me he dado cuenta de que necesito tener una opinión, transmitirla y ser escuchada. Este ha sido un trabajo grande porque primero he tenido que forzarme a darme prestigio y en segundo lugar me he visto obligada a expresar cosas que no le gustan a todo el mundo. Esto me ha ayudado a aceptar que hay personas que me van a querer por ser yo misma y otras a las que no les va a gustar nada.

En esta etapa de comenzar a quererme he visto que puedo mejorar y ser feliz.

Esto ha sido gracias al maravilloso mundo del desarrollo personal, a todos los coaches y terapeutas que se han cruzado en mi vida.

Algunas veces pensé que tenía que vivir toda mi vida condenada a pasar por periodos de amargura y melancolía. Creía que podía ser feliz el 80% de mi vida y el 20% restante permitirme esos momentos oscuros. Hasta que llegó el día en el que decidí quererme y me di cuenta de que es posible mejorar poco a poco, como todo en esta vida.

Antes de aprender a caminar nos tuvimos que caer muchísimas veces hasta que poco a poco fuimos aprendido y mejorando, con el desarrollo personal sucede exactamente lo mismo. Es posible mejorar pero es un camino que se va recorriendo lentamente, es una travesía lenta pero muy gratificante. Quizás la más gratificante de todas, porque es tu historia de amor contigo misma.

Al escribir esto pienso que probablemente todos estos cambios hayan ocurrido porque me voy haciendo mayor y algunos miedos van desapareciendo a medida que maduramos. Es posible que eso haya ayudado, pero estoy convencida de que si yo no hubiera tomado la firme decisión de amarme no podría contar esto que hoy escribo.

Algunas personas me dicen que incluso mi voz ha cambiado, que ahora suena con más potencia. Yo siento que mi postura corporal se ha transformado, que mi sonrisa es más sincera que nunca y que ahora disfruto de la vida mucho más. Tengo la certeza de que he recuperado mi poder personal.

Ya no busco ser perfecta para amarme, sólo busco un amor de verdadero y sincero hacia mí. Ya no busco ser feliz, sólo vivir cada momento al máximo permitiéndome sentir y ser. Sencillamente quiero vivir y amarme en mi máxima capacidad.

El día que decidí amarme comprendí que soy única y que todos somos únicos. Eso es lo que hace que merezca la pena vivir.

Por eso sonrío.

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a mejorar tus relaciones personales y tu autoestima en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook: https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






Día a día veo a personas que se quejan de que su pareja no las hace felices. También hablo con algunos que no tienen ninguna relación y piensan que encontrar una persona especial les va a ayudar a ser más felices. Lo cierto es que un flechazo nos puede ayudar temporalmente, pero si nuestra felicidad se basa en el amor, ¿qué pasará si este desaparece?

¡Dale al play!

Hasta el próximo video!

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a transformar tus relaciones y tu vida en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook:https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






Ana tenía una gran tendencia a la tristeza y a la melancolía, al recordar cualquier momento pasado la invadía una profunda sensación de pena. Generalmente solía ver el lado triste de cada situación, hasta que un día fue consciente de ello.

El día que cumplió 36 años decidió organizar una fiesta especial y única. Normalmente no se preocupaba demasiado por su cumpleaños y las cosas sencillamente surgían, pero se solía quedar con la sensación de que todo podía haber sido mejor. ¡Así que para su cumpleaños número 36 todo iba a ser diferente!

Decidió que haría una comida en un lugar con mucho encanto y magia. Estuvo durante muchísimos días buscando sitios especiales, finalmente encontró una casa rural al lado de un río que parecía sacada de un cuento. Después de esto pasó varias semanas preparando las invitaciones que tenían que ser personalizadas y muy originales. Todo estaba planificado para que fuera la fiesta perfecta.

Cuando llegó el gran día salió de maravilla. Los amigos de Ana estaban muy contentos de poderse reunir con ella, los padres estaban orgullosos de la bonita fiesta que había organizado su hija, la comida estaba buenísima y se respiraba alegría en todas partes.

Sin embargo Ana estaba decepcionada, después de haberlo planificado y organizado todo a la perfección había algunos detalles que la tenían al borde de las lágrimas. Su mejor amiga no había podido ir porque estaba enferma, además algunas personas llegaron tarde, otras no fueron vestidas con el atuendo apropiado y uno de los postres no le gustaba.

En aquel momento Ana se dejó llevar por su piloto automático. Su tendencia natural en la vida era rastrear fallos y descubrir cuáles eran los detalles que no la hacían feliz. Aunque todo pareciera correcto, ella siempre encontraba la manera de sentirse mal.

Sus amigos y familiares más cercanos ya conocían esta tendencia suya y cada vez que hablaban con ella sobre eso no conseguían ningún cambio. Ana empezaba a contarles una historia para justificarse, les explicaba con argumentos muy lógicos por qué era normal que estuviera triste. Al final conseguía incluso convencerlos que de ella llevaba razón. Así que finalmente Ana no hacía nada para cambiar, no pasaba a la acción.

circulo-no-cambio

Esta situación es la que nos suele pasar a todos y por eso nos resulta tan difícil cambiar. Normalmente vamos con nuestro piloto automático activado. Esto significa que existen unos patrones de comportamiento que solemos usar una y otra vez sin darnos cuenta de cuándo ni por qué lo hacemos.

Después de actuar desde el automatismo nos contamos una historia para justificar nuestro comportamiento y de esta manera sentirnos bien, finalmente no pasamos a la acción y por lo tanto no cambiamos. Seguimos actuando gracias a nuestro piloto automático.

Llegados a este punto es cuando nos preguntamos, ¿es posible cambiar? Y la respuesta es que cambiar no es sencillo, pero por supuesto que es posible. Es un camino complicado que podemos transitar solos o con la ayuda de un terapeuta, como queramos, pero lo más importante de todo es que elijamos voluntariamente transitar ese camino.

circulo-cambioLa mejor manera para empezar el viaje hacia el cambio es quitándote el piloto automático. Esto significa que empieces ser consciente y que prestes muchísima atención a tus reacciones automáticas.

Una vez que hayas prestado atención real dejarás de contarte historias y conectarás tu realidad. Esto te ayudará a que te des cuenta de cuáles son tus patrones habituales y cuáles de ellos te hacen daño, de esta manera podrás establecer qué patrones quieres cambiar. Empieza por uno sólo, si decides cambiar demasiados a la vez no conseguirás nada.

Por último y no por ello menos importante, establece cuál sería la forma más sana de funcionar y pasa a la acción. Debes crear un plan de acción muy sencillo, que te lleve poco esfuerzo y que sepas que vas a poder ejecutar. Esta será la única manera de crear nuevas actitudes.

Pero qué ocurre cuando alguien dice: quiero cambiar pero no puedo. Normalmente esto se suele dar cuando la persona se enfrenta a demasiados cambios a la vez y finalmente no logra ninguno. Aquí la solución es reducir el número de cosas que quiere cambiar y empezar sólo por una.

Esta situación también se da cuando inconscientemente la persona no quiere cambiar aunque diga lo contrario. Normalmente, suele ser porque obtiene un beneficio secundario de su situación de tristeza o depresión, quizás de esta manera siente que las personas le prestan más atención o evita tenerse que enfrentar a situaciones cotidianas que le causan dificultad.

Volviendo a la historia con la que empezaba este artículo, Ana consiguió cambiar el día de su cumpleaños número 36, cuando fue consiente por primera vez en su vida de su tendencia a la melancolía. A partir de ese día se propuso sólo buscar las cosas positivas de las situaciones y aceptar que no todo deber ser exactamente como ella quiere en cada instante.

A igual que Ana todo podemos cambiar si lo deseamos. Cada uno de nosotros merecemos ser una persona sana y estable. Esto nos ayudará a sentirnos seguros, capaces de enfrentarnos a retos y de vincularnos con otros.

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a mejorar tus relaciones personales y tu autoestima en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook: https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






Día a día tengo la suerte de trabajar con muchas personas que comparten conmigo sus miedos y deseos más profundos. Son muchas las personas que me confiesan que no se quieren, que tienen miedos y que no se ven capaces de conseguir sus sueños.

Llevo ya varios años dándole vueltas a cómo corregir esta falta de amor propio. He intercambiado ideas con psicólogos y terapeutas y también he repasado varias veces mi historia personal.

Como siempre, no hay una receta mágica. Cada uno de nosotros hemos tenido una infancia y una adolescencia que han dejado una huella única en nuestro amor propio. Muchas veces no somos conscientes de hasta qué punto nos pudo afectar estar lejos de alguno de nuestros padres o que algún compañero de clase se riera de nosotros. Quizás nunca profundicemos tanto dentro de nosotros como poder sacar este tipo de conclusiones.

Lo importante hoy es que entiendas que a pesar de lo que hayas vivido te mereces un amor inquebrantable, un amor eterno e incondicional, que sólo te puedes regalar tú. Tú eres responsable de cómo gestionas tu vida.

Por esto quiero compartir contigo cuáles son las cinco primeras acciones que tienes que hacer para conseguir ese amor incondicional. Después de esto hay mucho camino por delante, pero al hacer esto notarás unos cambios impresionantes en ti.

  1. Come bien: Somos lo que comemos. Si te alimentas mal tu energía será baja y te costará muchísimo esfuerzo conseguir cualquier cosa que te propongas. Cuanto más natural mejor.
  1. Haz deporte: Al hacer deporte tu cuerpo libera endorfinas y éstas te darán energía y sensación de bienestar. Además, notarás tu cuerpo más ágil y tonificado y tu mente se relajará.
  1. Duerme bien: ¿Cuántas horas de sueño necesitas cada día? ¡Respétalas! Descansar es tan importante como comer bien y hacer deporte. Si duermes bien te sentirás con energía y capaz de enfrentarte a muchas más cosas.
  1. Arréglate cada mañana: Cuando estamos bajos de ánimo nos cuesta muchísimo más esfuerzo arreglarnos, pero hay que hacerlo. Automáticamente notarás que te sientes más seguro, con fuerza y con ganas de relacionarte con más personas.
  1. Cumple un objetivo al día: Todas las mañanas proponte una meta alcanzable para el día y cúmplela. Eso te ayudará a avanzar hacia tus objetivos y a sentirte satisfecho con tu día a día.

¿Por qué estas acciones y no otras?

Esta acciones funcionan en todas las personas porque son pequeños cambios específicos, medibles, alcanzables y relevantes. Esto significa que podrás ver objetivamente si lo estás cumpliendo o no.

Cada mañana podrás saber con certeza si te estás arreglando o no, sin embargo cada día no puedes saber objetivamente si tu autoestima ha aumentado o no. Eso sólo lo podrás ver con el paso del tiempo.

El tiempo te ayudará a entender cada día más que te mereces un amor inquebrantable.

Te mereces tratarte con cariño y cuidarte cada día.

Te mereces enfrentarte a nuevos desafíos y apostar por ti.

Te mereces vivir con ilusión y perdonarte tus errores.

Te mereces aceptar que ya eres perfecto como eres.

Te mereces sacar tiempo para ti, para reír y disfrutarte.

Te mereces mirarte al espejo y sonreír.

Te mereces decir lo que piensas, vestirte como quieras y peinarte como a ti se te ocurra.

Te mereces construirte desde el amor y el respeto, porque tú eres tu mejor plan.

Habrá gente que te quiera mucho, habrá otra que te quiera un poco menos, habrá incluso algunos que no te aguanten, pero si sientes un amor inquebrantable hacia ti nadie te quitará tu sonrisa.

¡Quiérete, cuídate, apuesta por ti!

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a transformar tus relaciones y tu vida en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook: https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






¿Has decidido dejar una relación de dependencia? ¿Estás a punto de salir de esa relación que tanto daño te hace? En este video comparto contigo diferentes técnicas que yo utilicé para salir de una relación de dependencia y que en la actualidad utilizo con las personas a las que ayudo. Se trata de estrategias muy eficaces que cualquier persona puede aplicar.

¡Dale al play!

 

Gracias! Hasta el próximo video!

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a transformar tus relaciones y tu vida en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook:https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






Y vivieron felices para siempre… ¿Será posible? Si llevamos toda la vida escuchándolo en los cuentos infantiles y en las películas Disney, algo de verdad tendrá que tener, digo yo. Sólo algo, he dicho, que nadie me vaya malinterpretar.

En este tipo de historias las princesas siempre están esperando a un príncipe que las libere y les devuelva la felicidad. Por su parte los príncipes están pendientes de rescatar a esa princesa para demostrar su virilidad y valentía.

¿Y qué pasa después de que el príncipe y la princesa se han encontrado? Ella aparentemente ha encontrado la felicidad, él ha conseguido exhibir sus dotes masculinos. ¿Y ahora qué?

Todos inconscientemente vivimos en mayor o en menor grado dentro de los parámetros de las historias de Disney. Esto hace que busquemos una pareja y que una vez que estamos con esa persona queramos vivir felices para siempre.

Al principio todo es igual a las películas, en ese momento estamos bajo el efecto de la dopamina, la hormona del enamoramiento. Más adelante empezamos a descubrir los defectos de nuestra pareja, aparece la monotonía e incluso puede llegar el aburrimiento. Ese momento es cuando las personas empiezan a plantearse dejar la relación, ¿si no viven felices para siempre, entonces qué sentido tiene estar en una relación?

Antes de dar ese paso tan radical y doloroso te invito que a revises qué cosas están a tu alcance para mejorar la relación.

Aquí te doy 10 pistas que te ayudarán a reflexionar para transformar tu relación:

  1. Disfruta del día a día: Lo más importante de todo es que empieces a darte cuenta de las cosas bonitas que tiene el día a día al lado de tu pareja. Empieza a poner el foco en esos pequeños detalles cotidianos que no serían iguales sin su compañía.
  1. Ten un proyecto común: Los seres humanos nos movemos por incentivos y por resultados. Si no tenemos un proyecto en común con nuestra pareja o si vemos que no hay resultados, ni avances de ningún tipo nos podemos desenamorar. Así que busca algún proyecto que podáis crear juntos, puede ser planificar un viaje, organizar una gran fiesta o montar un negocio.
  1. Confía en tu pareja: La confianza es fundamental para que haya un equilibrio emocional en la pareja. Confía en lo que te dice tu pareja y crea confianza en tu relación. No caigas en el error del hombre que creía que su mujer le era infiel, así que le envío un ramo de rosas anónimo con una invitación a una cena. Según él si ella acudía la cita era porque le estaba siendo infiel. Ella por su parte decidió ir a la cita con una amiga para decirle al hombre del ramo de rosas que estaba equivocado. Cuando el marido vio que ella llegaba a la cena la acusó por ser infiel. Ella descubrió que su marido le había tendido una trampa y hasta ahí llego ese matrimonio.
  1. El erotismo: ¿Cuándo fue la última vez que hiciste el amor con tu pareja? La sexualidad es una parcela muy importante de la relaciones. Si has descuidado este campo aquí te propongo un ejercicio para que trabajes en ello:
  1. La amistad: Tu pareja tiene que ser tu mejor amigo. Tiene que haber complicidad entre vosotros, risas y apoyo. Al lado de tu pareja te tienes que sentir libre de decir todo lo que piensas y sientes.
  1. Cuida de tu pareja: Es fundamental que te den ganas de cuidar de tu pareja. Cuando ella tenga un problema, tú lo debes vivir casi como si fuera tuyo. Tienes que sentir la necesidad de que tu pareja esté bien por encima de todo.
  1. Intereses intelectuales: Al igual que la sexualidad este aspecto es imprescindible. Una buena conversación puede resultar sumamente erótica. Si tenéis intereses intelectuales comunes es el momento de explotarlos.
  1. No tengas expectativas: Hay personas que esperan que su pareja les dé la receta de la felicidad. Debes saber que nadie puede hacerte feliz, la buena noticia es que nadie puede hacerte infeliz tampoco. Agradece lo que te dan, no tengas expectativas sobre cómo deberían ser las cosas.
  1. Tiempo de calidad: Tenéis que aprender a repartir vuestro tiempo. Es importante cuidar las siguientes parcelas: individual, de pareja y de familia. El tiempo de pareja debe ser de calidad. No vale con estar juntos, hay que disfrutar.
  1. Resolver los problemas: El problema no es tener problemas, sino saber resolverlos. Cuando hay una situación conflictiva es fundamental llegar a una solución para no volver a darle vueltas en el futuro.

Para que una relación de pareja funcione no hay una pócima mágica. No existe un modelo ideal para vivir feliz en pareja, cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de crear el nuestro. Lo más importante es sentir que hay un crecimiento y una evolución de la relación.

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a transformar tus relaciones y tu vida en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook: https://www.facebook.com/hadacoach

 

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






¿Por qué le exiges tantas cosas a tu pareja? Muchas veces no nos damos cuenta de que al exigir estamos queriendo cambiar a la persona nos acompaña. Descubre en este video por qué exiges tanto y qué tienes que hacer para aceptar a tu pareja como es.

¡Dale al play!

 

Gracias! Hasta el próximo video!

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a transformar tus relaciones y tu vida en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook:https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






Si pudiera volver a vivir, comenzaría a andar descalzo
a principios de la primavera y seguiría
así hasta concluir el otoño.
Jorge Luis Borges

¡Soy una enamorada de andar descalza! Me gusta ir sin zapatos, me los quito en cualquier lugar y me da igual ensuciarme los pies, de hecho me encanta. Cuando era pequeña siempre discutía con mi padre por mi extraña manía de ir descalza por casa. ¡Qué paciencia has tenido conmigo papá!

Estoy casi segura de que mi costumbre comenzó cuando tenía 4 años y empecé a practicar gimnasia artística, ahí tenía que ir sin zapatos sí o sí. Más adelante vinieron las clases de movimiento corporal en las que nos teníamos que quitar los zapatos para conectar con la energía de la tierra. ¡Así lo decía mi profesor! Yo con 9 años no entendía muy bien qué era eso de la energía pero me parecía una idea fascinante. Cuando caminaba sin zapatos sentía que tenía más fuerza y me podía expresar mejor.

Hoy en día por fin sé a lo que se refería mi profesor o por lo menos le he encontrado mi propio significado. Para mí andar descalza es un placer, así de simple. Me gusta sentir el césped haciéndome cosquillas en los pies, me encanta cuando ando por la arena caliente y cuando pongo mis pies en la suave alfombra de mi casa. Al caminar sin zapatos me uno al presente y recuerdo que soy sólo un pequeño elemento de este gran todo llamado universo.

Esto sucede porque el ser humano está hecho para andar sin calzado, así que al hacerlo conectamos con la esencia de la tierra. Además, esta práctica nos ayuda a mejorar nuestra salud y nuestro bienestar psicológico. ¿Sabes cómo te puede ayudar andar descalzo?

¡Aquí te dejo 5 beneficios de andar descalzo!

  1. Tonifica el cuerpo: Esto sucede porque activamos músculos que normalmente no utilizamos. Al ir descalzos nuestros pies se agarran mejor al suelo y despiertan musculatura que no usamos cuando vamos calzados.
  1. Estimula puntos de energía: ¿Has oído hablar de la reflexología? Por si no lo sabes en esta práctica se dice que al estimular ciertos puntos de nuestros pies, manos, orejas o nariz podemos aliviar algunos órganos de nuestro cuerpo. Así que al andar descalzo estarás activando muchos puntos de energía que le darán bienestar al resto de tu cuerpo.
  1. Libera estados emocionales bloqueados: Es una manera muy sencilla de relajarte y dejar salir la rabia, el estrés y la tensión. Nos han enseñado socialmente a contener muchos estados emocionales y esto tiene consecuencias negativas para nuestra salud a largo plazo. Quitarte los zapatos y andar hará que automáticamente te relajes.
  1. Mejora el equilibrio y la forma de andar: Los zapatos nos ayudan a andar y corrigen nuestra pisada, pero algunas veces nos hacen andar mal. Al ir sin zapatos te volverás más ágil y podrás corregir tu pisada en caso de que estés apoyando demasiado alguna parte de tu cuerpo. Además, automáticamente mejorará la estructura anatómica de tu cuerpo y se reducirán los dolores de espalda.
  1. Contacto con la naturaleza: Se nos olvida lo importante qué es tocar nuestra tierra. ¿Cuándo fue la última vez que te sentaste en el césped? ¿O que tocaste un árbol? Si caminas descalzo por el campo te acercarás a la energía de la vida. Es fundamental conectar la naturaleza para encontrarnos felices y relajados.

Estos son sólo algunos de los muchísimos beneficios de caminar sin zapatos. Ir descalzo tiene tantos efectos positivos para el ser humano que incluso hay personas que han optado por no llevar nunca calzado. Si haces click aquí puedes conocer los testimonios de algunas personas.

Yo sólo voy descalza en casa, en los parques y tengo que confesar que en el cine me encanta quitarme los zapatos, quizás algún día me entre la curiosidad de andar descalza todo el día. ¡Nunca se sabe!

Ahora que ya conoces las ventajas de andar descalzo te quiero invitar a que tú también pruebes el placer de ir sin zapatos, así que te lo propongo como ejercicio para tu bienestar.

Ejercicio:

En esos días de vacaciones en los que tienes más tiempo libre o durante el fin de semana ve a un parque, quítate los zapatos y disfruta de la tierra. Si puedes ir a algún lugar alejado de la ciudad, lejos de la contaminación, es mucho mejor. Camina por el césped, fíjate en cómo es tu pisada, siente cada parte de la planta de tus pies, pon toda tu atención en cada paso que das.

¡Camina durante todo el tiempo que quieras, deléitate con la naturaleza, recupera tus sentidos!

Lo ideal es caminar descalzo al menos una hora cada día. Si lo haces en contacto con la naturaleza es mucho mejor. Si vives en la ciudad, como yo, hazlo en casa. No es igual, pero al menos podrás obtener algunos de los beneficios.

¡Espero que a partir de ahora te acuerdes de andar descalzo!

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a transformar tus relaciones y tu vida en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook: https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






¿Qué es la felicidad? ¿Una meta? ¿Un camino? Tantas personas han hablado sobre este tema a lo largo de la historia y aún a día de hoy seguimos sin saber definir qué es exactamente eso de ser feliz.

Para unos la felicidad consiste en tener muchos bienes materiales, para otros en trabajar pocas horas, otros buscan hacer deporte y ver a sus amigos o pasar una tarde con sus hijos. Para mí la felicidad es aprender a disfrutar de lo que la vida nos ofrece a cada instante.

Tenemos que comprender que todo es perfecto tal y como es. Cada situación a la que nos enfrentamos está ahí para hacernos crecer y avanzar. Cada cosa con la que nos estancamos, cada momento difícil, cada instante de alegría sucede para que desarrollemos nuestra felicidad.

Soy una persona alegre y optimista, según el eneagrama pertenezco a una personalidad de actitud positiva. Sin embargo, he pasado por momentos en los que me encontraba triste. Cuando tenía 15 años tuve que cambiar de país por el trabajo de mi padre y me costó muchísimo adaptarme al nuevo entorno. Me sentía diferente, mi único deseo era coger un avión y volver al lugar al que pertenecía. A los 23 años al terminar mi carrera me sentí totalmente perdida y sin rumbo, con una angustia gigante de no saber qué hacer con mi vida. A los 24 años rompí una relación con un hombre al que adoraba incondicionalmente y sentí el dolor del amor, un pinchazo en el fondo del corazón parecido a cuando te clavan una aguja. Durante años critiqué mi cuerpo y me sentí muy incómoda y angustiada porque mi imagen no era la que los cánones de belleza actual consideran adecuada.

No me considero una súper heroína por haber superado estas situaciones. Sencillamente esto ha hecho que me convierta en la persona que soy hoy en día. Gracias a esto he aprendido que en la vida siempre va a haber alguna situación imposible de controlar por muy dolorosa que sea y que es necesario enfrentarse a ella.

Si hoy alguien me preguntase que si soy feliz, le respondería que disfruto de una profunda felicidad cotidiana. Tengo problemas y hay cosas que me angustian, pero ya no me tomo las cosas tan a la tremenda. Ahora paso por la tristeza y la preocupación como paso por la risa y la alegría entendiendo que son estados de ánimo y que se irán cuando haya aprendido de ellos.

Hoy disfruto de una agradable felicidad cotidiana. Por este motivo quiero compartir contigo 10 claves que me han ayudado y que también te pueden ayudar a ti a ser feliz en el día a día.

  1. Expresar mi punto de vista: antes quería ahorrarme discusiones y problemas así que cuando algo no me gustaba me callaba y sonría. Hoy en día digo claramente qué es lo que pienso, por qué lo pienso y lo defiendo pase lo que pase.
  1. Reservar mínimo una hora al día para mis cosas: antes se me pasaban los días y no sacaba tiempo para mi ocio y mi diversión. Hoy en día reservo siempre una hora de la mañana para hacer deporte o para leer antes de comenzar mi jornada laboral.
  1. Soy auténtica: antes me daban vergüenza algunas cosas de mi personalidad y de mi forma ser. Hoy he descubierto que siendo auténtica puede que haya gente que me critique, pero que me respeto a mí misma y eso me hace infinitamente más feliz que caerle bien a un montón de gente.
  1. Disfruto de la gente cercana: Me encanta pasar tiempo con mi familia, con mis padres, mi hermana y mis primos. Cuando era más joven sentía que tenía que ver a un montón de gente y tener una vida social muy ajetreada. Con el tiempo he aprendido que muchas veces menos es más.
  1. Doy paseos por el campo: Antes no sé qué hacía pero no respiraba aire puro ni veía naturaleza casi nunca. Hace un par de años empecé a dar paseos en bicicleta por la casa de campo de Madrid y descubrí lo bien que sienta la naturaleza. Hoy en día me encanta correr por el campo al menos una vez a la semana.
  1. Me gusta mi trabajo: Todos los trabajos son agobiantes y todos exigen una gran responsabilidad, pero sí te gusta lo disfrutas enormemente. Me encanta hacer sesiones de coaching y dar conferencias. Aprendo muchísimo y siento que hago una bonita labor.
  1. Mi alimentación es natural: Esto sí que no ha cambiado mucho. He crecido con una madre médica que siempre se ha preocupado por alimentarme sanamente. Procuro comer todo natural, nada envasado, ni procesado. Tampoco bebo zumos envasados, ni bebidas azucaradas. Es más me saben tremendamente mal. 
  1. Me comprometo al 100%: La verdad es que nunca me han gustado las cosas a medias. Soy de las que hace las cosas bien hechas o no las hace. Si salgo a correr corro bien y no me paro. Si escribo un post lo hago lo mejor que puedo. Si hago una sesión estoy atenta al 100%. Creo que es la única manera de sentirse satisfecho.
  1. Acepto a las personas como son: Cada persona tiene una historia y una forma de ser. Antes me preocupaba cuando alguien no pensaba igual que yo y a veces incluso pretendía cambiar el punto de vista de las personas. Hoy en día dejo que cada uno sea como es. Todos somos como somos porque ha sido la mejor manera que hemos encontrado para adaptarnos a las circunstancias que nos ha tocado vivir.
  1. No tengo expectativas: Cada situación la vivo dando lo mejor de mí y sin esperar nada. Pienso que todo saldrá de la mejor manera que tenga que ser. Y si algo sale mal o me hace daño, pienso en qué hice yo para que esa situación no me hiciese completamente feliz. Busco mi aprendizaje.

¡Espero que estas 10 claves te den pistas para empezar a disfrutar de una profunda felicidad cotidiana!

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a transformar tus relaciones y tu vida en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook: https://www.facebook.com/hadacoach

 

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.