Entradas

¿Estás dejando una relación tóxica? Cada persona pasa por emociones y sensaciones muy similares cuando elige abonar ese vínculo afectivo doloroso. En este vídeo te explico cómo es el proceso por el que pasas cuando decides salir de esa relación. Es importante conocerlo para que la sensación de vacío y el miedo no te cojan por sorpresa.

¡Dale al play!

 

Hasta el próximo video!

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a transformar tus relaciones y tu vida en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. El próximo 7 y 8 de noviembre de 2015 tendrá lugar el curso intensivo de coaching de relaciones Rumbo al Corazón. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook:https://www.facebook.com/hadacoach

 

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






Este verano por fin fui a Marruecos, llevaba toda la vida queriendo ir. Es un país que siempre me ha atraído por estar tan cerca de España. Es fascinante que tan pocos kilómetros separen dos culturas tan diferentes.

Estuve con mi chico 15 días recorriendo todo el país, fuimos hasta el desierto de Merzouga, a 30 kilómetros de la frontera con Argelia. Allí estuvimos hablando con los habitantes de la zona, los bereberes.

La idea que tienen ellos de los europeos es que nos pasamos la vida agobiados. Por un lado, piensan que siempre estamos mirando la hora y llenos de compromisos. Por otro lado, les parece que vivimos con la sensación constante de que nos falta algo: dinero, un coche nuevo, un viaje exótico, un trabajo mejor, más amigos… ¡Y cuánta razón llevan!

Nosotros, los occidentales, nos pasamos la vida intentado encontrar algo, no sabemos qué, pero nos falta algo. Esto me recuerda a Rayuela, a la carta que le escribe la maga a su bebé Rocamadour en la que dice: “tengo que estar sola con Horacio, vivir con Horacio, quién sabe hasta cuándo ayudándolo a buscar lo que él busca y que también buscarás, Rocamadour, porque serás un hombre y también buscarás como un gran tonto.” ¡Cuánta razón tenía Cortázar!

¿Para qué buscar tanto? ¿Para qué angustiarnos tanto? ¿Para qué sufrir tanto? Nos pasamos la vida evitando la realidad, huyendo del presente y creyendo que hay algo “mejor” en algún lugar.

Hasta que un día, para unos antes, para otros después, por fin despertamos. En ese momento nos damos cuenta de que la vida se acaba, de que los años pasan, que estamos perdiendo el tiempo y que vivimos refugiados en dispersiones innecesarias.

La vida es ahora, es el segundo que está transcurriendo mientras lees esta frase. Tu vida es lo que estás haciendo hoy. No es lo que sueñas, ni lo que te gustaría tener, ni lo que crees que te falta. Tu vida es ya; son los amigos que tienes ahora, es el lugar en el que vives ahora, es el trabajo que tienes ahora, es el amor que te acompaña ahora. Esa es tu vida, ahora.

El día que entendemos esto vemos que todo es perfecto como es, que cada vivencia nos aporta experiencia y que podemos elegir darle una lectura positiva a cada momento. Ese día por fin irradiamos nuestra luz y nos permitimos entregarnos a nosotros mismos.

Comprendemos que la vida se nos ha dado para vivirla y disfrutarla. Nos volvemos responsables de nuestro día a día y trabajamos para construir nuestra alegría en vez de buscarla y buscarla constantemente sin llegar a ningún puerto, escondiéndonos en excusas. Y a veces da miedo, porque no tenemos ni idea de cómo se construye y sentimos un vacío terrible en el estómago, pero continuamos porque sabemos que al final todo saldrá bien. Entendemos que el vacío también forma parte del camino y lo vivimos con serenidad. Esa es la vida.

Mi vida es despertarme cada día y disfrutar porque sí de las cosas más insignificantes. Desayunar una nectarina que no sabía que estaba en casa. Salir a correr con mi perrita. Enfadarme. Pasar un día de compras con mi hermana. Angustiarme cuando no sé qué va a pasar. Ir al cine con una amiga y acabarnos las palomitas antes de que empiece la peli. Gritar y descontrolarme cuando las cosas no salen como yo quiero. Aparcar en el centro de Madrid en un hueco que parecía imposible. Llorar cuando estoy triste, permitírmelo. Volver a ver a mis amigas después de las vacaciones. Recibir un mensaje de un coachee dándome las gracias por el trabajo hemos hecho. Sentirme sola de vez en cuando. Ir a la compra y llenar la cestas de cosas deliciosas. Pasar una tarde ordenando mi casa. Tomarme una tarta de chocolate y no sentirme culpable. Esa es mi vida.

Como decía John Lennon: “La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”

¿Y tú disfrutas porque sí?

¿Ya has comprendido que tienes que disfrutar en vez de buscar?

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso! J

Hada García Cock te ayuda a mejorar tus relaciones personales y tu autoestima en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. El próximo grupo de autoestima comenzará el 3 de octubre. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook: https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






Salir a correr, ir a patinar, responder emails, reunirme con un cliente, dar una conferencia, preparar un taller, grabar un vídeo, escribir un artículo, ir a la compra, cocinar, poner una lavadora, ordenar la casa, estudiar, aprender, ver a mis padres, quedar con mis amigos, llevarle las facturas al gestor… La lista podría seguir y seguir (¡y eso que no soy madre!). La verdad es que llevo unos días en los que el exceso de actividad me ha superado.

Soy de naturaleza inquieta, tiendo a la hiperactividad y no hacer nada me deprime. Me gusta estar estimulada, no lo voy a negar. Me paso los días planificando, ordenando, pensando en cómo optimizar mi tiempo y cumplir mis objetivos. Soy intensa, apasionada y una fan de hacer.

Todo este torbellino de frenética actividad ha decido atenuarse sin que yo pueda hacer nada. Llevo varias semanas arrastrando mucho cansancio. Me cuesta salir a correr, también ir a patinar. Hasta el sábado pasado mi casa estaba desordenada, la llegada del verano creó una vorágine de ropa y zapatos digna de estudio. Mi piso es pequeño, es que lo tiene vivir en Europa y más en una capital. Estuve de exámenes y concentrarme me resultó un esfuerzo titánico. Además, ahora mismo Madrid parece África y cuando salgo a la calle me derrito. La suma de todo esto me ha llevado a la extenuación.

Así que el fin de semana pasado me dediqué a no hacer nada, literalmente nada y qué bien me sentó esto de nadear. Salí a correr el sábado por la mañana, ¡cómo lo disfruté!. Después estuve recogiendo mi casa con Jack Johnson como banda sonora. Fui a la compra y me homenajeé con un delicioso un gazpacho, una súper ensalada con aguacate y un zumo de naranja. Todo esto seguido de una de esas siestas de verano que piensas que será de sólo media hora y acabas ignorando tu despertador durmiendo dos horas seguidas. Básicamente me dediqué a cuidarme y a potenciar mi instinto de conservación. Fui extremadamente feliz. Es que algunas veces se me olvida que lo más bonito que puedo hacer por mí es cuidarme.

La verdad es que además de nadear también estuve reflexionando sobre esta necesidad que tenemos en nuestra sociedad de estar exageradísimamente ocupados las 24 horas del día, los 365 días del año. Algunas veces parece que si no tenemos una vida súper ajetreada no estamos explotando todo nuestro potencial y no vamos a llegar a ningún lado. ¿Acaso a dónde hay que llegar? ¿Dónde está la meta de esta maratón en la que vivimos? ¿Alguien la conoce?

El sábado me quité mi traje de adulta súper responsable y comprometida con su trabajo. Decidí que por un día no tenía que ser una súper mujer y que podía darme el lujo de parar, de no tomarme la vida tan en serio. Quizás también me desengañé y me di cuenta que aunque crea que estoy cumpliendo con una gran “misión” el mundo puede esperar, mi familia puede esperar y yo también puedo esperar. Al final de este camino lo que más recordaré será el trayecto, así que más me vale disfrutarlo y fluir.

Mi proyecto a partir de ahora es divertirme mucho más y detenerme más a menudo, para nadear, parar refrescarme y poder seguir aportándole mi granito de arena al mundo.

¿Y tú cuándo vas a parar para poder seguir?

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a mejorar tus relaciones personales y tu autoestima en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook: https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






¿Has decidido dejar una relación de dependencia? ¿Estás a punto de salir de esa relación que tanto daño te hace? En este video comparto contigo diferentes técnicas que yo utilicé para salir de una relación de dependencia y que en la actualidad utilizo con las personas a las que ayudo. Se trata de estrategias muy eficaces que cualquier persona puede aplicar.

¡Dale al play!

 

Gracias! Hasta el próximo video!

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a transformar tus relaciones y tu vida en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook:https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.






Si pudiera volver a vivir, comenzaría a andar descalzo
a principios de la primavera y seguiría
así hasta concluir el otoño.
Jorge Luis Borges

¡Soy una enamorada de andar descalza! Me gusta ir sin zapatos, me los quito en cualquier lugar y me da igual ensuciarme los pies, de hecho me encanta. Cuando era pequeña siempre discutía con mi padre por mi extraña manía de ir descalza por casa. ¡Qué paciencia has tenido conmigo papá!

Estoy casi segura de que mi costumbre comenzó cuando tenía 4 años y empecé a practicar gimnasia artística, ahí tenía que ir sin zapatos sí o sí. Más adelante vinieron las clases de movimiento corporal en las que nos teníamos que quitar los zapatos para conectar con la energía de la tierra. ¡Así lo decía mi profesor! Yo con 9 años no entendía muy bien qué era eso de la energía pero me parecía una idea fascinante. Cuando caminaba sin zapatos sentía que tenía más fuerza y me podía expresar mejor.

Hoy en día por fin sé a lo que se refería mi profesor o por lo menos le he encontrado mi propio significado. Para mí andar descalza es un placer, así de simple. Me gusta sentir el césped haciéndome cosquillas en los pies, me encanta cuando ando por la arena caliente y cuando pongo mis pies en la suave alfombra de mi casa. Al caminar sin zapatos me uno al presente y recuerdo que soy sólo un pequeño elemento de este gran todo llamado universo.

Esto sucede porque el ser humano está hecho para andar sin calzado, así que al hacerlo conectamos con la esencia de la tierra. Además, esta práctica nos ayuda a mejorar nuestra salud y nuestro bienestar psicológico. ¿Sabes cómo te puede ayudar andar descalzo?

¡Aquí te dejo 5 beneficios de andar descalzo!

  1. Tonifica el cuerpo: Esto sucede porque activamos músculos que normalmente no utilizamos. Al ir descalzos nuestros pies se agarran mejor al suelo y despiertan musculatura que no usamos cuando vamos calzados.
  1. Estimula puntos de energía: ¿Has oído hablar de la reflexología? Por si no lo sabes en esta práctica se dice que al estimular ciertos puntos de nuestros pies, manos, orejas o nariz podemos aliviar algunos órganos de nuestro cuerpo. Así que al andar descalzo estarás activando muchos puntos de energía que le darán bienestar al resto de tu cuerpo.
  1. Libera estados emocionales bloqueados: Es una manera muy sencilla de relajarte y dejar salir la rabia, el estrés y la tensión. Nos han enseñado socialmente a contener muchos estados emocionales y esto tiene consecuencias negativas para nuestra salud a largo plazo. Quitarte los zapatos y andar hará que automáticamente te relajes.
  1. Mejora el equilibrio y la forma de andar: Los zapatos nos ayudan a andar y corrigen nuestra pisada, pero algunas veces nos hacen andar mal. Al ir sin zapatos te volverás más ágil y podrás corregir tu pisada en caso de que estés apoyando demasiado alguna parte de tu cuerpo. Además, automáticamente mejorará la estructura anatómica de tu cuerpo y se reducirán los dolores de espalda.
  1. Contacto con la naturaleza: Se nos olvida lo importante qué es tocar nuestra tierra. ¿Cuándo fue la última vez que te sentaste en el césped? ¿O que tocaste un árbol? Si caminas descalzo por el campo te acercarás a la energía de la vida. Es fundamental conectar la naturaleza para encontrarnos felices y relajados.

Estos son sólo algunos de los muchísimos beneficios de caminar sin zapatos. Ir descalzo tiene tantos efectos positivos para el ser humano que incluso hay personas que han optado por no llevar nunca calzado. Si haces click aquí puedes conocer los testimonios de algunas personas.

Yo sólo voy descalza en casa, en los parques y tengo que confesar que en el cine me encanta quitarme los zapatos, quizás algún día me entre la curiosidad de andar descalza todo el día. ¡Nunca se sabe!

Ahora que ya conoces las ventajas de andar descalzo te quiero invitar a que tú también pruebes el placer de ir sin zapatos, así que te lo propongo como ejercicio para tu bienestar.

Ejercicio:

En esos días de vacaciones en los que tienes más tiempo libre o durante el fin de semana ve a un parque, quítate los zapatos y disfruta de la tierra. Si puedes ir a algún lugar alejado de la ciudad, lejos de la contaminación, es mucho mejor. Camina por el césped, fíjate en cómo es tu pisada, siente cada parte de la planta de tus pies, pon toda tu atención en cada paso que das.

¡Camina durante todo el tiempo que quieras, deléitate con la naturaleza, recupera tus sentidos!

Lo ideal es caminar descalzo al menos una hora cada día. Si lo haces en contacto con la naturaleza es mucho mejor. Si vives en la ciudad, como yo, hazlo en casa. No es igual, pero al menos podrás obtener algunos de los beneficios.

¡Espero que a partir de ahora te acuerdes de andar descalzo!

Si quieres añadir algún comentario puedes hacerlo aquí mismo o contactarme escribiendo a hada@coachingdepareja.com. ¡Estaré encantada de recibir todo lo que me puedas aportar! ¡Un beso!

Hada García Cock te ayuda a transformar tus relaciones y tu vida en su consulta privada y en sus talleres y conferencias. Para mantenerte al tanto regístrate en esta página web y dale a Me Gusta en Facebook: https://www.facebook.com/hadacoach

¡Transforma tu vida y tus relaciones!

Suscríbete y recibirás estrategias que te ayudarán a ser la persona más feliz que conoces.